was successfully added to your cart.

Las dietas détox son rutinas alimentarias que, en los últimos tiempos, han adquirido mucha popularidad gracias tanto a la presencia en los medios de comunicación como a la promoción -interesada o no- por parte de muchas celebridades del mundo de la moda, del cine o de la música.

Son regímenes basados en propuestas enormemente restrictivas, ya que la planificación alimentaria se ciñe casi exclusivamente al consumo masivo de frutas y de verduras, y como tales han generado numerosas críticas provenientes, sobre todo, del mundo de la nutrición y de la medicina: Pero estas dietas détox no son nuevas, sino que disponen orígenes, cuanto menos, curiosos.

La función de los détox es alcalinizar nuestro cuerpo: Nuestro organismo tiene un ph que oscila entre ácido y alcalino. Las dietas détox tienen de propósito mantener el ph en un nivel más alcalino, ya que los niveles ácidos provocan mayor trabajo al organismo, que está intentando alcalinizarlo, consumiendo energía, vitaminas y minerales en el proceso. Esto provocará en nosotros cansancio, piel reseca, falta de energía, etc., además de facilitar la aparición de enfermedades.

Pese al arraigo histórico que pueden presentar las dietas détox, a la hora de llevar a cabo un proceso de adelgazamiento, hemos de tener en cuenta que no debemos confiar en cualquier rutina alimentaria que encontremos en internet o en una publicación escrita. Los nutricionistas son profesionales médicos especializados en este área y, por tanto, resulta aconsejable acudir a ellos cuando queramos introducirnos en un régimen de este tipo.

Durante varios procesos de preparación, he tenido la oportunidad de practicar détox basados en la trofología, pudiendo observar cambios gracias a la dieta rica en alimentos naturales sin procesamiento.

Si bien los beneficios que refieren estas dietas son numerosas, en experiencia personal he constatado ventajas como la reducción de la inflamación abdominal, y el mejoramiento notorio de la digestión.

Ahora bien, algunas de las desventajas de realizar los détox podemos encontrarlos si realizamos entrenamiento en paralelo, ya que el desgaste del cuerpo al estar haciendo la desintoxicación provocara que se tenga un bajo rendimiento en el ejercicio, ocasionando cansancio excesivo y pocos resultados. Si eres alguien que necesita realizar una dieta détox y no puede suspender por completo su plan de ejercicios.

Otro punto a comentar, es sobre la duración en que deben mantenerse. Debes tener en cuenta que al prolongar una dieta détox por mucho tiempo, puedes sufrir de perdida de masa muscular debido a las restricciones nutricionales en las que llegas a someterte en estas dietas. La sugerencia ideal seria realizar dietas en lapsos de 1 semana a 15 días y valorar tus resultados.

A continuación, se enlistaran una serie de alimentos básicos y muy útiles para que puedas iniciar con tu détox de una manera sencilla y efectiva:

Limón.

El #1 de la lista. A pesar de ser ácido, su efecto en el organismo es alcalino y regulador del Ph. Sirve para realizar un détox básico, utilizando media taza de agua en ayunas mezclándolo con el jugo de 1 limón. Esta sencilla, pero efectiva bebida puede ser ingerida todos los días como nuestro elemento alcalino básico.

Jengibre.

Poder desintoxicante y depurativo; una recomendación para utilizarlo correctamente es sacar el jugo directamente de la raíz en el extractor, mezclándolo con jugo de limón y una cucharada de miel orgánica,  tomándolo frio o caliente, en ayunas. Ayuda mucho en la digestión y el mantenimiento de la desintoxicación.

Ajo.

Excelente función sobre el hígado. La manera mas apropiada para aprovecharlo es preparando un tónico licuando 3 ajos en una taza de agua mezclada con jugo de limón y 3 cucharadas de aceite de oliva. Es probable que el sabor no sea del mayor agrado, pero puedes tomarlo en días intercalados para aprovechar los beneficios que serán muy evidentes.

Hojas Verdes (espinacas, acelgas, arúgula).

Todas ellas son parte de la “alimentación alcalina”. Puedes integrarlas a tu alimentación como ensaladas y son de gran utilidad para la digestión.

Manzana.

El jugo de manzana natural tiene propiedades muy similares al ajo, ayudando a limpiar el hígado. Podemos utilizarlo intercalándolo junto con nuestro tónico de ajo para mantener el efecto desintoxicante sobre el hígado. Una recomendación para su uso es preparar un jugo de 3 manzanas por la mañana y por la noche.

Jengibre.

Poder desintoxicante y depurativo; una recomendación para utilizarlo correctamente es sacar el jugo directamente de la raíz en el extractor, mezclándolo con jugo de limón y una cucharada de miel orgánica,  tomándolo frio o caliente, en ayunas. Ayuda mucho en la digestión y el mantenimiento de la desintoxicación.

Tónico para antes de dormir.

Este tónico diurético es de gran ayuda a la digestión y mantiene los niveles de sodio y potasio en nuestro cuerpo balanceados.

Para prepararlo toma 3 barras de apio y 1 pepino con cascara; mézclalos en el extractor con el jugo de un limón.

Rebeca

Author Rebeca

More posts by Rebeca