was successfully added to your cart.

Muchas personas tienen el objetivo de bajar peso e inician un plan de ejercicios además de modificar su alimentación, sin embargo, hay ocasiones en que esto no resulta suficiente y algunas veces en lugar de bajar de peso lo mantienen e incluso llegan a  aumentarlo.

De acuerdo a “The Journal of American Medical Association”la pérdida de sueño puede aumentar el hambre y modificar el metabolismo del cuerpo, lo que provoca mayor dificultad en la pérdida de grasa corporal.

La escasez de sueño de calidad puede provocar la incorrecta producción de cortisol, hormona que ayuda en la regulación del apetito. Por lo que muchas veces se siente hambre aunque la ingesta de calorías haya sido la adecuada.

Como resultado de un falta de sueño profundo, el metabolismo suele verse alterado, modificando su capacidad para metabolizar carbohidratos, lo que conlleva a niveles altos de azúcar en la sangre y por tanto a una sobreproducción de insulina  lo que  podría llevar al almacenamiento de grasa corporal.

Ahora, resulta que muchas personas con sobrepeso han descrito dificultad para dormir, esto se debe a varias razones:

* La depresión o preocupación por saberse con esta problemática pueden provocar insomnio o dificultad para conciliar el sueño.

*El exceso de peso corporal provoca dolores lumbares, no sólo durante la vigilia sino también al estar acostados preparándose para dormir, lo que produce incomodidad y dificultad para dormir.

* Las personas muy pesadas suelen tener una afectación llamada apnea del sueño, lo que provoca ronquidos constantes, falta de oxigenación durante el sueño evitando así llegar a un sueño profundo.

Entonces para salir de este círculo interminable “no duermo bien por el sobrepeso y mantengo mi sobrepeso por no dormir bien”  existen varios consejos que te puedo dar:

 

  1. Haz ejercicio regularmente en la medida de lo posible con más de tres horas de anticipación al momento de ir a la cama.
  2. Procura relajarte: un baño tibio, lectura, meditación, todo esto nos ayuda a conciliar el sueño.
  3. Evita ir con hambre a la cama. Come algo ligero, evita las cenas abundantes y difíciles de digerir.
  4. Cafeína, nicotina y alcohol son los enemigos implacables del sueño.
  5. El espacio para dormir es importante, procura que sea un lugar agradable, silencioso y oscuro.
  6. Si haz notado dificultad para dormir, evita las siestas diurnas.
  7. En caso de dificultad para conciliar el sueño, cambia de habitación, busca una ligera actividad relajante y no te quedes en cama dando vueltas.
  8. Si has notado que tu dificultad para dormir es grave y la falta de sueño está interfiriendo con el resto de tus actividades, no dudes en buscar a un médico especializado.
Rebeca

Author Rebeca

More posts by Rebeca