was successfully added to your cart.

Cambiar nuestro cuerpo siempre es un buen primer paso para cambiar nuestra vida.  A veces resulta intimidante ya que en muchas ocasiones al vernos al espejo nos parece imposible hacer cambios y en otras pensamos que nunca lo vamos a lograr.

         En primer lugar y lo más importante para lograr transformaciones profundas y permanentes en nuestro cuerpo, es hacerlo en nuestra mente.   Nuestra mente es el órgano más poderoso que tenemos y que será decisivo para el éxito o fracaso de nuestro proceso. Antes de lograr un cuerpo estético debemos de desarrollar un “Mentalidad Fit”.

Lo primero es liberarnos de los límites que nos hemos establecido: Tiempo, dinero, tipo de cuerpo, equipo, familia, escuela, trabajo, enfermedades, etc.  Recuerda que siempre existen posibilidades, diferentes formas, múltiples opciones. Es importante aprender a administrarnos en todas nuestras áreas y adecuar las alternativas que tenemos a nuestra propia realidad.  

“No puedo” es una frase muy común que debemos alejar lo más posible de nosotros.  Es un grillete que nos nubla la vista convirtiendo tareas que precisan de nuestra determinación en verdaderos retos imposibles de vencer.  Todos podemos, en la medida de nuestras posibilidades, en la medida de nuestras capacidades. Todos podemos y debemos aspirar a ser una mejor versión. Aceptar los sacrificios que se tienen que hacer y sobre todo aceptar y querernos como somos. El desafío no es contra los demás, sino contra nosotros mismos. La mente positiva vence obstáculos y alcanza sus metas.

Todo proceso lleva sus pasos y han sido establecidos de esa forma con base en la experiencia de lo que verdaderamente funciona y da resultados.  Querer saltarnos fases en cualquier proceso evita que llevemos el correcto proceso de adaptación y por consiguiente que nos sintamos con poca fuerza o resistencia para llevar a cabo nuestro plan y en el peor de los casos, que como consecuencia de ello, nos lesionemos, alejándonos así permanentemente de nuestro objetivo.

La disciplina son todas aquellas conductas y normas que, ejecutadas de manera constante, nos conducirán al resultado deseado. La falta de ella provoca que nuestro proceso se vuelva cansado, difícil, tedioso.  Siempre hay que pensar que un sistema de transformación es como una carrera de resistencia, no de velocidad, en la que la disciplina será determinante para alcanzar nuestros objetivos.

En cualquier ámbito de la vida pueden presentarse obstáculos, esto es inevitable. Lo que sí podemos evitar es que éstos detengan nuestro proceso.  Si no llegamos al gimnasio siempre podemos hacer algo en casa, si la junta de trabajo se alargó, al día siguiente nos levantamos más temprano, si nos invitan al restaurant o a una fiesta siempre habrá opciones más acordes a nuestro plan que otras. En fin, debemos buscar la manera de saltar las dificultades que se nos presenten y seguir hacia delante con nuestra mente fija en nuestros objetivos. Aprender que unidos, la mente y el cuerpo, pueden hacer cosas increíbles.

Finalmente, y no menos importante, examinar de qué tipo de personas nos rodeamos.   Hay que tomar en cuenta que somos animales intrínsecamente sociales.  Acostumbrados a trabajar en grupos y comunidades.  Las personas negativas o que nos desaniman provocan que nuestros resultados se vean mermados. Allegarte de gente optimista, con objetivos similares y con ganas de ayudarte a lograr tus metas harán que el proceso sea más rápido, mejor e incluso divertido. ¡Aléjate de la gente tóxica y acompáñate de personas positivas que busquen el bienestar común! 

Rebeca

Author Rebeca

More posts by Rebeca

Join the discussion 4 Comments

Leave a Reply