was successfully added to your cart.

Muchos se han preguntado ¿cómo es qué un entrenamiento de sólo 7 minutos me ayudará a quemar grasa?

Si estamos acostumbrados a escuchar que después de una hora, o quizá más, de entrenamiento cardiovascular tradicional apenas se alcanza a quemar algunos cientos de calorías.

Como he platicado en varias ocasiones, yo he probado mis metodologías de entrenamiento con cientos de personas, incluyéndome, y he podido ver muy buenos y excelentes resultados.   Pero ojo, no es algo que se me haya ocurrido o haya inventado de la nada, todos  mis entrenamientos tienen base científica de todo lo que he estudiado durante mis años de entrenadora certificada.            Ahora, ¿cómo es esto de quemar más calorías, y de grasa utilizando menos tiempo que con el método tradicional? Pues bien, te platico:

Uno de los estudios más conocidos es el del Dr. Izumi Tabata que en 1996 comparó los resultados del entrenamiento tradicional aeróbico con uno basado en intervalos de alta intensidad, dando como resultado que el entrenamiento de intervalos no sólo mejoraba  la capacidad aeróbica sino  inclusive la anaeróbica. Y en otros estudios se demostró que aunque el entrenamiento de intervalos  consumía menos energía durante su ejecución, esta energía era en mayor medida extraída de la grasa acumulada.

Pero, ¿cómo es posible quemar más grasa con entrenamientos anaeróbicos que se supone utilizan principalmente carbohidratos,  que con entrenamiento aeróbico cuyo sustrato principal es la grasa?

Pues bien, entre las muchas razones, hay tres principales:

1. Hay una mayor biogénesis mitocondrial ( en palabras sencillas: la mitocondria es la parte de la célula encargada de generar energía a través del oxígeno, con este entrenamiento se acrecienta)

2. Se produce más testosterona y hormona de crecimiento (HGH) por lo que es menos probable que se acumule grasa y más fácil utilizar ésta como combustible

3. Hay un gasto de energía post-entrenamiento durante el resto del día para la recuperación corporal. Esto dado que el cuerpo necesita seguir utilizando energía para volver a su estado de homeostasis o punto de equilibrio. Todo entrenamiento produce este resultado pero los estudios nos dicen que este tipo de entrenamiento es el que maximiza este efecto.

Además de la mayor quema de ácidos grasos, este tipo de entrenamiento tiene otras ventajas:

  • Menor desgaste articular.
  • Disminución del colesterol
  • Mayor umbral de lactato (es decir, que soportes más intensidad de trabajo)
  • Aumento de sensibilidad a insulina (los músculos absorben más glucosa evitando que se acumule en forma de grasa)
  • Se puede practicar en cualquier sitio.

Por lo tanto, este tipo de entrenamiento me va a dar muy buenos resultados no sólo en la quema de grasa, entonces ¿dejaré de hacer mi entrenamiento cardiovascular para sólo hacer alta intensidad?

¡Cuidado! recuerda que nada es totalmente bueno ni totalmente contraindicado para nuestro entrenamiento, todo depende de los objetivos que tengamos.  El ejercicio de cardio tradicional te ayuda a desarrollar buena capacidad pulmonar cuando tu enfoque sea de fondo o resistencia, además las personas que tienen un primer acercamiento a la actividad física es difícil que lleguen a la intensidad que se requiere para que este tipo de entrenamiento tenga resultados, antes de llegar a ello debemos de haber desarrollado ciertas capacidades motrices como estabilidad, movilidad y fuerza básica.

Lo más importante siempre es fijar objetivos y guiarse de quien está preparado en el tema para que te apoye en una administración adecuada de la cantidad y el tipo de actividad física que requieres.  El exagerar en este tipo de acondicionamiento puede ser un arma de doble filo y producir sobre entrenamiento. Recuerda por otro lado que debemos seguir desarrollando fuerza y masa muscular y este tipo de entrenamiento no es el mejor recurso.

 

En conclusión: Este tipo de entrenamiento es muy bueno de acuerdo a sus objetivos específicos pero tampoco suple a los otros o los vuelve inservibles.  Aprender a utilizar las herramientas que tenemos y darle variedad a nuestros entrenamiento harán que nuestro cuerpo se vuelva una maquinaria EFICIENTE, FUERTE Y CAPAZ de adaptarse a nuestra edad, actividades y mundo en el que vivimos.

Rebeca

Author Rebeca

More posts by Rebeca