¿Quieres tonificar? ¡La clave NO está en el cardio!

¿Quieres tonificar? ¡La clave NO está en el cardio!

Cuando una persona quiere empezar a perder peso, es muy común que lo primero que haga es salir a correr, manejar la bici, o hacer largas sesiones de ejercicio cardiovascular en el gimnasio.Aunque el cardio tiene su lugar en los programas de entrenamiento,, ¿te has dado cuenta que a menudo las personas que bajan de peso a base él, raras veces logran la tonificación y el cuerpo esbelto que han querido? Veamos por qué, para verte fit, la clave no está en el cardio en sesiones interminables.

Las sesiones interminables de cardio NO son la clave para verte tonificada y esbelta.

Empecemos diciendo que el mejor entrenamiento es el que más disfrutas y el que más se acomoda a tus metas. El entrenamiento cardiovascular y aeróbico son una excelente forma de quemar calorías, y mejorar tu sistema cardiovascular y respiratorio. Si esa es tu meta, y disfrutas haciéndolo, ¡eso es excelente!

Sin embargo, muchas personas vienen a mi Academia buscando algo más: no solo mejorar su condición física y su salud, sino además, lograr un cuerpo más esbelto y tonificado, y muchas veces se sorprenden cuando les digo que la clave no está en las largas sesiones de cardio. Es por eso que hoy te quiero explicar por qué digo eso, y qué puedes hacer en su lugar, para lograr el cuerpo que siempre has querido.

Por qué no es la clave: Tu cuerpo se adapta

Al empezar a entrenar con largas sesiones de cardio, es común que en el primer par de meses veas una reducción considerable de peso, y eso te anima, pero al pasar las semanas, tu cuerpo empieza a resistirse aún más a la pérdida de peso, ¿por qué? Porque tu cuerpo está diseñado para adaptarse y sobrevivir, y quiere ser más eficiente ante los retos.

El cuerpo aprende a ser eficiente, y aprende a hacer la misma tarea que hacía antes, pero usando menos recursos, lo que significa que lo que al principio demandaba mucha energía (que podía obtener de tejidos acumulados, incluyendo grasa), ahora lo aprende a hacer, pero ya no necesita tanto “combustible”, y por lo tanto, usará menos grasa. Es por eso que después de un tiempo es cada vez más difícil perder peso, y usualmente aún queda mucha grasa que eliminar.

Cuando se llega a este estancamiento, es muy común que las personas empiecen a restringir sus calorías de forma aún más drástica, acompañado de sesiones aún más largas de cardio. La cosa es que tu cuerpo NO sabe que lo que quieres es perder grasa, y lo único que le interesa es sobrevivir de la manera más eficiente posible.

Al reducir tus calorías de forma drástica, y aumentar la actividad física de forma extrema, tu cuerpo piensa que te estás muriendo de hambre, y en un intento de mantenerte vivo usará energía de cualquier lado, incluyendo tus músculos, pero tratará de proteger la grasa a toda costa, ya que la grasa es una excelente fuente de energía. Puesto que tu cuerpo está protegiendo este precioso recurso, será lo último que intentará eliminar. 

La clave real: Acelerar tu metabolismo

Entonces, ¿cuál es la clave? A continuación te doy mis Rebetips, para que sepas qué debes hacer para eliminar la grasa acumulada, tonificar y aumentar tu metabolismo.

  1. No le tengas miedo al músculo. El músculo es un tejido que demanda mucha energía para mantenerse y repararse, y es por eso que, mientras más músculo tengas, más calorías quemarás, aún cuando no estás haciendo actividad física. De ahí la importancia de hacer entrenamiento de fuerza, para estimular su crecimiento y su mantenimiento.
  2. Haz entrenamientos de alta intensidad por intervalos. Conocido como HIIT, este tipo de entrenamiento hace que hagas intervalos de alta intensidad, seguidos por intervalos de baja o nula intensidad. Sabemos que es más eficiente en eliminar grasa corporal que los entrenamientos largos de cardiovascular, y se estima que quema hasta un 28% más grasa que el cardio convencional; eso sin contar que, al acelerar tu metabolismo, sigues eliminando grasa aún después de la sesión de entrenamiento.
  3. Enfócate en el déficit calórico. Definimos el déficit calórico como la utilización (“quema”) de más calorías que las que comes. No se trata de comer menos, sino de saber comer, para que consumas un poco menos de calorías que las que estás quemando, pero al mismo tiempo, que obtengas todos los nutrientes necesarios para que tu cuerpo funcione apropiadamente, y además, que tu menú sea saciante, a fin de que sea un estilo de alimentarte sostenible.

Entonces, ¿es malo el cardio?

Para concluir, permíteme aclara que no estoy diciendo que el cardio sea malo, o que sea totalmente ineficiente, pero si tu meta es bajar de peso, tonificar y mejorar tu salud, hacer únicamente cardio no es el camino. Debes saber dosificarlo y emparejarlo con entrenamiento de fuerza y un menú bien planeado, a fin de que no obtengas el efecto contrario. Y si lo que deseas es saber cómo entrenar, yo con gusto te puedo ayudar a hacerlo. Escríbeme a [email protected], y te asesoraré, a fin de que logres el cuerpo que siempre has deseado.

Selecciona tu moneda
EUREuro
PENSol